“Sin franjas ni pastos, en lugar de 400 hectáreas se habrían quemado más de 3.000”. El rebaño ha evitado que el incendio de Cap de Creus fuera más devastador

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Teresa Jordà, consejera de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural ha valorado muy positivamente el efecto de las estrategias y medidas de prevención durante el incendio que ha tenido lugar durante el fin de semana del 17 y 18 de julio entre Llançà y el Port de la Selva. En declaraciones a El Punt Avui, Jordán afirmó taxativamente que las franjas de protección y las zonas de pasto habían “impedido la progresión de fuego y la destrucción de viviendas”. “Sin franjas ni pastos, en lugar de 400 hectáreas se habrían quemado más de 3.000”.

 

El ganado y las franjas han aconseguido que el incendio de Cap de Creus no fuera tant devastador.

 

Precisamente este es el argumento que las interporfesionales Interovic, y tambien Provacuno, estan difundiendo. Pero también el resto de entidades que, com el Grem, nos sumamos a esta iniciativa:

Un sistema avalado por los siglos

Aunque el calentamiento global sea una preocupación de primer orden en la actualidad, los incendios forestales han sido desde siempre una fuente de preocupación para la sociedad. El bosque es una fuente de riqueza que ha contribuido a la subsistencia de muchos oficios rurales, muchos de los cuales se encuentran hoy en vías de desaparición. La falta de relevo generacional y la dureza de las condiciones suponen un handicap a la hora de su renovación.

La ganadería ha sido, tradicionalmente, una aliada en las tareas de prevención de incendios forestales. Los rebaños han limpiado el campo, los bosques y los caminos de las amenazas a la flora.  Las malas hierbas suponen una amenaza cuando se desarrollan en exceso.

Con la llegada de las altas temperaturas y la estación seca, estas malas hierbas o rastrojos no pueden subsistir y se secan al sol. Forman, de este modo, una alfombra que cubre el suelo y que está listo para quemar al contacto con la primera chispa. Cuando se genera esta cubierta, se multiplican la rapidez y el alcance de las llamas cuando se presenta el incendio. Su presencia dificulta las tareas de extinción por la multiplicación exponencial de la superficie de fuego activo.

Ante las tareas de extinción, que ponen en riesgo vidas humanas, las tareas de prevención permiten reducir el riesgo potencial de los incendios como se ha hecho siempre, con el ganado en el campo.

Comentarios

Accede con tu cuenta de Agremiado
Cerrar Sesión
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad