El doctor Antonio Escribano en Onda Cero: “La supresión de las carnes del menú escolar es un error”

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

 

 

El reputado endocrinólogo y catedrático de nutrición deportiva, Antonio Escribano, ha sido entrevistado en el programa La Ciutat de Onda Cero. La entrevista, de la cual os hacemos un pequeño resumen pero que podéis escuchar en el enlace, contempla muchos titulares de los cuales os avanzamos algunos que nos han parecido interesantes:

 

CLICA AQUÍ PER ESCUCHAR LA ENTREVISTA

Sobre la reducción del consumo de carne o nuevas dietas que lo excluyen, especialmente en Barcelona donde el Ayuntamiento la reduce considerablemente de los menús escolares. Usted como catedrático en nutrición deportiva, y teniendo en cuenta que los niños y niñas suelen practicar deporte, ¿qué opinión tiene?

 

“La supresión de las carnes en el menú escolar es un error. Estas cuestiones no tendrían que estar sometidas a planteamientos ideológicos”.

“La alimentación es bioquímica. No se trata de filosofía. Somos omnívoros y llevamos siente omnívoros millones de años. Parece que ahora existe la tendencia de decir que el ser humano lleva equivocado toda la historia. Pues no es así”.

“La proteína animal forma parte de la alimentación humana desde siempre”.

Y a nosotros los adultos, ¿qué nos puede pasar si no comemos carne?

 

“Si no comemos carne, si no comemos proteína animal en general, nos estamos privando de aminoácidos esenciales. Mucha gente piensa que se pueden sustituir con la verdura. Pues, no. No son los mismos aminoácidos”.

“La agricultura y la ganadería alteran muy poco o tienen poca influencia sobre el cambio climático. En todo caso su alteración es asumible porque nos proporcionan unas ventajas enormes”.

“La Dieta Mediterránea cubre todas nuestras aspiraciones en cuanto a alimentación. ¿Qué necesidad hay de meter la pata y hacer que el día de mañana puedan haber déficits como alteraciones del crecimiento, alteraciones del desarrollo del cerebro, alteraciones del sistema muscular…?”.

Y sobre las carnes que no son carnes. ¿Qué opina?

 

Es como si a usted le regalan un reloj de cartón. Es muy bonito, pero ¿cómo dará las horas? Que parezca carne, que tenga su color… que tengamos la sensación de comer carne se queda a nivel de la lengua. El aparato digestivo humano tiene 12 metros de largo de los cuales 5 centímetros detectan el sabor, el resto son moléculas. Y al organismo lo que le interesa son las moléculas. Podremos esconder el olor del cartón, pero tendrá que dar las horas algún día el reloj. Es un engaño pensar que se está comiendo carne cuando no lo es”.

“Las carnes que no son carnes están elaboradas por 35 o 40 elementos diferentes, algunos de ellos discutibles”.

“El ser humano tiene tendencia últimamente a faltar el respecto a la biología. ¡Cómo se quiere cambiar la dieta humana después de millones de años! No podemos vivir de cosas raras y de esnobismo. Hay una pandemia de originalidad. ¡Vamos a ver quién la dice más rara! Antes no tenían trascendencia, pero con los móviles, todo el mundo se engancha a las cosas provocadoras”.

“En términos musicales, la partitura de la alimentación humana tiene que ser la Dieta Mediterránea. ¿Quién tiene interés en que no sea así? Se tiene que respetar la lógica, el sentido común y la ciencia. Estamos desarrollando una especie humana alejada de la lógica y llegará el momento en que nos acordaremos de los errores de hoy”.

“Respecto de la carne de laboratorio, coger unas cuántas células, reproducirlas a ritmo de tumores y que después se las coma alguien me parece muy arriesgado”.

 

Desde el Gremi agradecemos la colaboración de Carne y Salud y de Provacuno por ponernos en contacto con el doctor Antonio Escribano.

 

 

Comentarios

Accede con tu cuenta de Agremiado
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad